Por alguna extraña razón muchos potenciales clientes llegan a nosotros por malas experiencias con su diseñador web anterior. Ciertas prácticas parecieran repetirse una y otra vez, que necesitan ser tenidas en cuenta a la hora de contratar un nuevo diseñador web.

Con el afloramiento hace ya más de cinco años de las redes sociales, surgió la necesidad por parte de las empresa de atraer nuevos clientes sumergiendo sus marcas y productos en ellas.

De esta manera muchas empresas lograron mejorar el posicionamientos de estos y a su vez conocer los gustos de sus clientes y poder lograr un contacto directo con ellos.